Por segundo año consecutivo Cambados volverá celebrar una Fiesta del Albariño atípica sin las casetas que acogen a las 100 bodegas que suelen participar, sin verbenas populares en la Plaza del Ayuntamiento y sin atracciones de feria en la isla de As Goritas.

Desde el Ayuntamiento reconocen que la evolución de la epidemia es buena, pero no se quieren arriesgar a que surja un brote que pueda paralizar toda la actividad el municipio.

La apuesta de la organización para este año pasa por conciertos en la plaza de Fefiñáns y en el parque de Torrado con aforo limitado, con todos los asistentes sentados y control de acceso. Esta situación hace imposible celebrar el concierto de Nicky Jam, aplazado el año pasado y que ha tenido que ser pospuesto nuevamente para la edición de 2022.

Lo que sí se mantiene en principio son las actividades que organiza el Consello Regulador Rías Baixas, como son la cata oficial de vinos Rías Baixas y el Túnel del Vino que se celebra en el salón Peña.